Pronunciamiento de los pueblos afectados por el gasoducto Tuxpan-Tula

Las comunidades totonacas, nahuas y otomíes de los municipios de Tlacuilotepec, Pahuatlán y Honey, del estado de Puebla, así como de Tenango de Doria y Huehuetla, en el estado de Hidalgo, quienes nos oponemos a la construcción y operación del gasoducto Tuxpan–Tula en nuestros territorios y a costa de nuestra salud, medio ambiente y paz, queremos hacer notar ante la opinión pública nacional e internacional, ante las instituciones encargadas de promover y proteger los derechos fundamentales de los pueblos indígenas en nuestro país, en el sistema interamericano de derechos humanos y en la Organización de Naciones Unidas, así como ante la propia sociedad mexicana, la forma artera y abusiva en que las autoridades municipales, locales y federales se han conducido con quienes habitamos la región y hemos logrado preservar nuestras culturas conservando la naturaleza y aprovechando sus bondades para sobrevivir en medio de condiciones económicas muy adversas, de exclusión y franca discriminación por parte del Estado y las múltiples empresas y agentes económicos que ahora quieren saquear las riquezas de estas tierras.