Pronunciamiento de los pueblos del Río Atoyac por la cancelación definitiva del proyecto Bandera Blanca

En nuestra región se prepara un nuevo despojo que amenaza con destruir la ya mermada salud y el medio ambiente en el que habitamos decenas de miles de personas en los municipios de Amatlán de los Reyes, Atoyac, Yanga, Cuitláhuac, Carrillo Puerto, Cotaxtla, Medellín y Boca del Río. Las autoridades federales, el gobierno estatal y los gobiernos municipales están coludidos para la construcción de un trasvase de las aguas del nacimiento del río Atoyac hacia la ciudad de Córdoba, denominado “Bandera Blanca”. Las autoridades alegan que el agua del nacimiento de nuestro río servirá para abastecer de agua potable a la población más pobre, y continuamente nos acusan de egoísmo, de no querer compartir el agua con otros. Al mismo tiempo, dicen que somos sólo unos cuantos los que nos oponemos al proyecto Bandera Blanca.

Si se materializa este nuevo despojo de nuestra última reserva de agua limpia, los habitantes de las comunidades de todos estos municipios estaremos en una situación de riesgo y deterioro ambiental y de nuestra salud sin precedente y, para empeorar las cosas, creemos que el agua que pretenden despojarnos las autoridades no servirá realmente para resolver las carencias de agua de los habitantes más pobres de la ciudad de Córdoba, sino que serán destinadas al consumo derrochador y contaminante de la industria y los fraccionamientos de lujo asentados en esa ciudad.

En repetidas ocasiones, Pedro Montalvo, Director de la Comisión de Agua del Estado de Veracruz (CAEV), ha mentido sobre el destino del agua del proyecto Bandera Blanca. Primero dijo que era para Córdoba. Después que era para Córdoba y Amatlán y, más recientemente, que no era ya para Córdoba. Incluso dijo que el proyecto quedaría fuera del río Atoyac para evitar confrontaciones. Sin embargo, en mayo pasado, en una reunión de pobladores de la cuenca con el gobernador Duarte (en la que Montalvo participó), el propio Director de la CAEV amenazó: “el proyecto va porque va” y las obras de construcción del trasvase siguen avanzando.

El proyecto Bandera Blanca constituye un nuevo despojo. Sostenemos que se trata de un nuevo negocio del gobernador Duarte y del director de la CAEV, Pedro Montalvo. En lugar de asumir su obligación constitucional de proteger y restaurar el medio ambiente de una región ya muy dañada por los drenajes urbanos de Orizaba y Córdoba, los vertidos de residuos industriales de fábricas, ingenios y alcoholeras, la contaminación de las granjas de pollos y cerdos, entre otras, pretenden ahora robar la última fuente de agua limpia de toda la cuenca, para después devolvérnosla envenenada por la industria y el manejo urbano irracional del agua que hace la ciudad de Córdoba.

La cuenca del Atoyac ha proveído de agua, riqueza y vidas por más cien años de agricultura cañera al estado de Veracruz. Pedirnos hoy que entreguemos nuestra última fuente de agua limpia significa matarnos como comunidades e individuos. El nacimiento del río Atoyac se mantiene limpio gracias al trabajo de conservación que han realizado nuestras comunidades durante muchos años de lucha por la limpieza del cauce del río.

En la comunidad de Copalillo, en el municipio de Cuitláhuac, los habitantes protestaron a finales de los años noventa porque la Alcoholera Zapopan vertía no menos de 70 pipas de 10 mil litros de vinaza cada una en el río, lo cual ocasionó severos problemas de salud en toda la población de la comunidad.

Además, en el municipio de Atoyac, varias comunidades son afectadas por el rastro municipal que vierte residuos provenientes del sacrificio de ganado en el arroyo Hondo y que afecta su producción agrícola y su salud, al igual que los lixiviados del saturado basurero municipal a cielo abierto que es incendiado todas las noches.

En consecuencia, en las tierras bajas de los municipios de Cuitláhuac, Carrillo Puerto y Cotaxtla se multiplican los casos de insuficiencia renal en comunidades como Mata de Tigre, Carrillo Puerto y Los Ameyales, en niveles similares o incluso superiores a los de Tierra Blanca.

Además, en Medellín y Boca del Río, varias comunidades luchan por defender los humedales contra la urbanización salvaje de unidades habitacionales, centros comerciales, gasolineras, tiendas de conveniencia, etcétera.

Por todas estas razones es que quienes participamos en la Coordinadora en Defensa del Río Atoyac declaramos que continuaremos nuestra lucha, a pesar de todos los malos gobiernos, en defensa del río, por la extensión de la vida del río y no su exterminio. Por ello demandamos:

1) La cancelación oficial y definitiva del proyecto Bandera Blanca.

2) La búsqueda de una solución ambientalmente viable para la crisis de abasto de agua potable y de manejo de las aguas residuales de toda la cuenca del río Atoyac.

3) La remediación de los basureros de Cuitlahuac, Atoyac, Cotaxtla y Chocamán.

4) Clausura de todas las granjas de pollos y cerdos que vierten sus residuos al río.

5) La elaboración de un proyecto hídrico-forestal integral de la cuenca del Atoyac.

6) La realización de estudios epidemiológicos, de salud y  ambientales independientes, exhaustivos y participativos, en los municipios de la cuenca, financiado por el gobierno de Veracruz.

7) La aplicación de una política real de prevención y atención de enfermedades ocasionadas por la contaminación hídrica y ambiental.

8) Freno a la construcción de más proyectos inmobiliarios sobre las zonas de humedales en Medellín y Boca del Río.

9) Castigo a los funcionarios que hayan incurrido en actos de corrupción al intentar imponer el proyecto Bandera Blanca.

10) El compromiso público y oficial del gobierno de Veracurz de que nunca más se impondrá ningún proyecto sin consulta libre, previa e informada a nuestras comunidades.

Los pueblos de la Coordinadora en defensa del río Atoyac expresamos a todos los habitantes pobres de Córdoba nuestro apoyo y solidaridad en su justo reclamo de agua, les aclaramos que no somos nosotros quienes les negamos el acceso al agua, sino los campos de golf, la industria y los gobiernos municipal y estatal.

Anunciamos que como parte de nuestro esfuerzo por ver realizadas estas demandas convocamos a todas las personas que habitan en la Cuenca, en el estado y en el país, a que se sumen a la Caravana que realizaremos el lunes 22 de julio de 2013, que partirá de Boca del Río hasta el nacimiento del río Atoyac, en donde culminaremos con la Declaratoria de la Cuenca del río Atoyac como patrimonio de los pueblos.

Finalmente, en el mes de octubre de 2013 realizaremos en nuestras comunidades una Preaudiencia del Capítulo México del Tribunal Permanente de los Pueblos para enjuiciar la criminal política de destrucción de la naturaleza, la salud y la vida llevada a cabo por la industria y el gobierno.

Atentamente

Coordinadora de Pueblos en Defensa del Río Atoyac

 

 

Para mayor información, comunicarse a:

 

01 (921) 24 804 59

045 (271) 165 05 19

 

o al correo electrónico: apetac@hotmail.com.