Represa El Naranjal

El Naranjal

 

 

La represa El Naranjal afectará a cinco municipios de Veracruz (Amatlán, Fortín, Cuchiapa, Córdoba, Ixtaczotitlan) y forma parte del megaproyecto hídrico de 112 presas que con la justificación gubernamental de abastecimiento de agua, producción de energía y control de inundaciones se pretenden construir en nuestro país.

 

Como lo han mencionado diversas organizaciones que no están de acuerdo con dicho proyecto ( el Colectivo Regional en contra de la presa “El Naranjal” y Defensa Verde, Naturaleza Para Siempre, Amatlan de los Reyes, Veracruz) , tal justificación no es válida puesto que a nivel nacional e internacional existen antecedentes de que las presas generan una deuda ecológica, sociocultural y económica para la población afectada a corto, mediano y largo plazo.  Además de que las comunidades en donde se instalan terminan sin tener acceso al agua y a la energía, o en dado caso que se les brinden los servicios son deficientes y a costos muy altos. Un componente más a considerar en estás obras de ingeniería son los desplazados, que de acuerdo a la Comisión Mundial de Represas a nivel internacional actualmente son 80 millones de afectados directos e indirectos, entre ellos poblaciones más vulnerables como indígenas y campesinos.

Hay que tener en consideración que el fin de una presa es concentrar el agua en un punto de la cuenca (abarca cualquier nacimiento superficial y/o subterráneo de flujo de agua que termina en territorio continental o desemboca en el mar).Ahora, la importancia de la cuenca radica en que por sí sola es un sistema integral, ya que:

 

  • Sostiene la a existencia de la población
  •  

  • Servicios alimenticios: agricultura, pesca, etc.
  •  

  • Fuente de materias primas (bienes)
  •  

  • Equilibrio ecosistémico a partir de la cuenca: es la interacción entre el entorno físico y una población; en el caso de las poblaciones humanas implica la cultura, historia, relaciones sociales, economía y salud.
  •  

  • Todos vivimos río abajo: en base a como se altere la cuenca en algún punto repercutirá en las poblaciones río abajo y/o río arriba; en los casos donde el agua llega al océano se altera la cantidad y calidad de los nutrientes.
  •  

Para que un ecosistema en términos hídricos sea considerado sano debe haber un equilibro entre el agua necesaria para que el ecosistema este sano (agua verde) y la cantidad de agua necesaria para una población (agua azul). El Naranjal inminentemente terminará con el equilibrio natural de la zona y el estilo de vida de sus habitantes, tanto de los que se encuentran en los cinco municipios afectados como en zonas aledañas. E implicaría desviar el río Blanco (contaminado ya), que pasaría por el panteón y el centro deportivo. La solución, según los habitantes de estos municipios,  es buscar alternativas en el abastecimiento y obtención energética con miras a fomentar una soberanía comunitaria que consideren a todos los actores sociales y al entorno.