Vialidades Loma de Sta María

 

Carretera Panorámica, Megatúnel y finalmente el Libramiento Sur

La Loma de Santa María se ha vuelto emblemática, porque ha sido motivo del conflicto ambiental más relevante de la capital michoacana. Por un lado, los promotores inmobiliarios y los poderosos empresarios de Morelia, cuya reserva natural desean borrar del mapa, porque les impide conectar sus fraccionamientos y centros comerciales de la porción más alta con el resto de la ciudad. Por el otro, los ciudadanos, vecinos, ambientalistas, investigadores, universitarios y gente común, que defienden el área como un derecho ambiental de la urbe. En medio, los gobiernos municipal y estatal, que más allá de principios y ofertas, o han asumido una posición tibia o neutra, o se han puesto de plano del lado de las elites económicas.Para los morelianos resultan memorables las luchas contra el llamado megapuente (2006) y contra el megatúnel (2007), por las cuales la ciudadanía batió los intereses de empresarios y autoridades, por medio de declaraciones, cierre de calles, artículos periodísticos, diagnósticos técnicos y la manifestación ambientalista más importante realizada en la capital michoacana desde las protestas contra el absurdo proyecto nuclear en Pátzcuaro de 1984. Estos dos intentos de acabar con el principal pulmón de Morelia fueron derrotados por la ciudadanía organizada.

 

“El defender el área protegida no sólo se debe a la afectación directa que pueden tener los vecinos aledaños a la nueva vialidad, sino que es un problema que incumbe a toda la sociedad moreliana ya que será la ciudad en su conjunto la que se vea afectada si la loma es tocada”. El problema toca varios puntos, primero el tema ecológico, la loma representa una de las últimas reservas de aire de la ciudad, además de que permite la recarga constante de los mantos freáticos, por lo que si la perdemos la escasez de agua en Morelia sería mayor. Pero aparte de esto, por esta loma atraviesa una falla geológica, que ya se ha denunciado en repetidas ocasiones. Cabe resaltar que la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) no ha emitido aún su fallo respecto a esta obra. Este es un nuevo intento de conectar a los asentamientos ubicados en la zona alta de la loma con la ciudad y está proyectado para que se ubique en la colonia Ocolusen.En los intentos anteriores las obras habían sido promovidas por la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas del gobierno estatal, sin embargo este nuevo proyecto está siendo impulsado por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, dependencia del gobierno federal. Esta obra se pretende sea el nuevo Libramiento Sur de la ciudad. Este nuevo Libramiento Sur de Morelia, tramo Ramal-Camelinas, como se le ha denominado, tendrá su entronque con la avenida Circuito Montaña Monarca (a la altura del centro comercial Paseo Altozano), y termina en la Avenida Baltazar Echave, a la altura de la colonia Ejidal Ocolusen, según se constata en el proyecto entregado por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.

 

Aparte de las afectaciones ecológicas y el riesgo de un derrumbe que vendría afectar a buena parte de la mancha urbana, los defensores de la loma afirmaron que tal pareciera que lo que tratan de hacer las autoridades, tanto estatales como municipales, es “pagar” los favores obtenidos del empresario Francisco Medina, constructor del complejo habitacional Altozano. “Esta obra no tiene como finalidad resolver las necesidades de las colonias populares aledañas a la loma, como se ha venido manejando en el discurso, sino resolver los problemas de vialidad que tiene el Fraccionamiento Altozano, es por lo tanto una obra onerosa y costosa que sólo beneficia a un inmobiliario”, aseveró Moctezuma Madrigal.

Para saber más de esta lucha consulta: MovimientoCiudadanoEnDefensaDeLaLoma

http://www.jornada.unam.mx/2010/01/22/opinion/012a1pol

http://www.lajornadamichoacan.com.mx/tematicas/loma-de-santa-maria/